Instalaciones públicas contarán con traducción a lenguas originarias