André-Pierre Gignac lleva la tradición de la ‘mordida’ a la Selección de futbol de Francia